Publicado el: 19 enero 2022

Tras ser premiada con una mención especial en la categoría de Recuperación Económica post Covid, por parte de la Unión Iberoamericana de Municipalistas en México, la Municipalidad de Cerro Navia invitó a los municipios a conocer cómo opera el único Banco de Alimentos Municipal del país, con el objetivo de crear más y mejores políticas públicas a nivel nacional en beneficio de las comunidades.

Es así que, en este trabajo colaborativo, se ha invitado a los alcaldes de Macul y La Cisterna a conocer esta experiencia y saber cómo se reciben los alimentos y sobre el proceso de selección y distribución para las vecinas y vecinos.

Al respecto, el alcalde de Cerro Navia, Mauro Tamayo indicó que “estamos muy contentos de compartir esta experiencia porque es muy útil que cualquier comuna de nuestro país se vea beneficiada de un espacio que permita que, alimentos que iban a ir a la basura, terminen siendo utilizados. En caso de alimentos que no puedan ser entregados a nuestros vecinos y vecinas, van al Centro Medioambiental para transformarse en un producto que va a regenerar el suelo de la propia comuna. Esto es economía circular que además se comparte a otras comunas”.

Aprobación del los alcaldes

En esa misma línea, el alcalde de Macul, Gonzalo Montoya, quien visitó el recinto a principios de enero, contó que “queremos llevarlo a Macul porque sabemos también que en la comuna tenemos empresas que son solidarias, que nos han aportado en pandemia, no solamente alimentos, sino también otros insumos. El objetivo es institucionalizar un banco de alimentos en Macul que nos permita hacer entrega a nuestros vecinos y vecinas que lo requieran, alimentos, pero de manera rápida, de manera efectiva y que aporte en la nutrición de nuestros niños y niñas”.

Asimismo, el edil de La Cisterna, Joel Olmos, quien visitó el lugar el 18 de enero, comentó que “esperamos poder hacer la mitad de lo que ya han hecho acá, que se nota que es bastante. Lo interesante fue el mecanismo de conservación, que es algo que requiere inversión y se nota que se lo han tomado muy en serio. También la logística, los comprobantes, porque siempre que hay recursos de por medio hay que ser muy transparentes y rendir cuentas, y eso funciona bastante bien. Hay hartas ideas que copiar, hartas ideas para llevar el alimento a las comunidades que más lo necesitan”, dijo.

Solo durante la primera semana de enero, se donaron más de 2.300 kilos a 7 despensas y 16 ollas comunes de la comuna. Además, los alimentos convertidos en desechos, en total 7.300 kg., reunidos entre las últimas semanas de diciembre e inicios de enero, fueron donados a granjas y para compostaje y lombricompostaje.